InicioMapa del SitioContáctenosLinks de InterésAcceso a Discapacitados
Quienes SomosDepartamentos ProvincialesServicios en Línea















Diciembre

TRABAJADORES DE SERVIU MAULE PROTAGONIZAN LA RECONSTRUCCIÓN DE LA NUEVA SANTA OLGA

Los habitantes de Santa Olga y sus alrededores no olvidan el verano de 2017, cuando devastadores incendios destruyeron por completo la localidad ubicada camino a Constitución. El fuego dejó reducido a cenizas el trabajo de toda una vida, sembrando desesperanza, temor, angustia y dolor por la pérdida de vidas humanas y los invaluables daños al medio ambiente.

Desplegados tras la línea de fuego, desde el primer momento los funcionarios y funcionarias de Serviu Maule estuvieron junto a las familias afectadas.

Era el momento de entregar contención y compañía para iniciar el catastro que permitió evaluar la magnitud del daño habitacional, estableciendo rápidamente en qué familias se debía focalizar la labor de Serviu Maule.

A 10 meses de ocurrida la tragedia, el avance ha sido tal que un grupo de viviendas ya está disponible para recibir de vuelta a las primeras familias.

Así lo testifica Jorge Jiménez, ingeniero de Serviu Maule que coordina en terreno la reconstrucción de Santa Olga.

"Yo siempre digo que la persona cuando trabaja bajo presión es cuando más rinde. Por lo tanto, nos vemos obligados a poder armar un equipo confiable, certero, que sea rápido y que haga la pega lo mejor posible. La complejidad de esta tarea obliga a estar atento para que sea más dinámica la cosa", destaca.

Urgencia, rapidez y pertinencia exigió la Ministra de Vivienda y Urbanismo, Paulina Saball, como sello para llevar adelante esta reconstrucción. Porque la reconstrucción física también permite una significativa recuperación emocional de las familias.

En el caso de Pablo Cifuentes, inspector técnico de obras, esta instrucción ministerial ha implicado transparentar con las familias todo el proceso.

"Nosotros incitamos a que la gente viniera a ver (la construcción de) sus casas. Llegaban con una actitud un tanto brusca, motivados básicamente por la desesperación de haberlo perdido todo. El avance los fue tranquilizando. Siento que llos se dieron cuenta que las promesas que se hacían por parte de nuestras jefaturas, se iban cumpliendo", cuenta.

La Nueva Santa Olga será muy distinta a lo conocido y se transformará en una oportunidad de crecimiento, señala Sthepanie Jara, arquitecto de Serviu Maule.

"Trabajé aquí el año pasado, reconozco cómo era la vida antes y cómo va a ser ahora. Es mucho mejor de lo que había. Van a contar con pavimentación, viviendas de albañilería cuando aquí la mayoría eran de madera. Nosotros les vamos a entregar una oportunidad de crecimiento con un proceso participativo que va a fomentar una vida comunitaria mucho más potente de lo que era", reflexiona.

Para la trabajadora social Karen Vásquez, recibir de vuelta a las primeras familias no es el término sino un hito dentro de un largo proceso de reconstrucción física y emocional de la comunidad.

"De verdad hay un compromiso del Ministerio y las personas, con nosotros como canal, lo toman bastante positivo. También se reconstruyen las confianzas. En general las personas expresan, aparte de satisfacción, confían en el Ministerio de Vivienda porque han visto en lo concreto llevar la tarea a cabo. Eso también sicológicamente, emocionalmente les pacífica y se sienten más tranquilos", asegura.

En Santa Olga y sus alrededores se perdieron 979 hogares. Los profesionales de Serviu Maule han asumido el protagonismo de una reconstrucción nunca antes vista, única en Chile y un ejemplo a nivel mundial.

Volver